Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 21 de junio de 2013

Voltámetro de Hofmann, un invento olvidado



El Voltámetro de Hofmann, hoy ya en desuso, se invento para poder medir la carga eléctrica, y fue desplazado posteriormente por otros aparatos más simples de utilizar y transportar, como el Amperímetro.
En este vídeo, enseñamos como funciona un Voltámetro de los años 60 y posteriormente hacemos uno casero que aunque no sirve para medir, si sirve para explicar en conceptos se basa el original, como la electrólisis del agua, y como mediante la presión de los gases (Hidrógeno y Oxígeno) desplazamos el agua a través de un conducto diseñado para este efecto.





Un voltámetro de Hofmann es un aparato utilizado para realizar la electrólisis del agua. Fue inventado por August Wilhelm von Hofmann (1818-1892).[1] Consta de tres cilindros verticales unidos, por lo general de vidrio. El cilindro central está abierto en la parte superior para permitir la adición de agua y de un compuesto iónico para mejorar la conductividad, como puede ser una pequeña cantidad de ácido sulfúrico. Un electrodo de platino se coloca dentro de la parte inferior de cada uno de los otros dos cilindros, y se conectan a los terminales positivo y negativo de una fuente de electricidad. Cuando la corriente circula a través del voltámetro de Hofmann, se forma oxígeno en el ánodo e hidrógeno en el cátodo. Cada uno de los gases desplaza el agua contenida en su cilindro y se acumula en la parte superior de los dos tubos exteriores.
El voltámetro o  también llamado culombímetro, es un instrumento de medición usado para medir la carga eléctrica, no debemos confundirlo con el voltimatros que mide potencial eléctrico, ya que son dos conceptos diferentes aunque el nombre sea similar..
La carga eléctrica es una propiedad física intrínseca de algunas partículas subatómicas que se manifiesta mediante fuerzas de atracción y repulsión entre ellas. La carga eléctrica es una medida de la capacidad que posee una partícula para intercambiar electrones.
Hofmann nació en Gießen (Hesse).
Originalmente no tenía la intención de dedicarse a la ciencia física, así cursó Derecho y Filología en Göttingen. La cultura general que ganó le situó en un buen lugar cuando se cambió a Química, estudio que comenzó bajo Justus von Liebig. Cuando, en 1845, se creó una escuela de química práctica en Londres, al estilo del Royal College of Chemistry, Hofmann, en gran parte a través de la influencia del príncipe consorte, fue designado como su primer director.
El trabajo de Hofmann cubrió un amplio rango de la química orgánica. Su primera investigación, llevada a cabo en el laboratorio de Liebig en Giessen, fue sobre el alquitrán de hulla y las bases orgánicas en gas de carbón nafta establecieron la naturaleza de la anilina. A esta sustancia él solía referirse como su primer amor, y fue un amor al que permaneció fiel durante toda su vida. Su percepción de la analogía entre ella y el amoníaco le llevó a su famoso trabajo sobre las aminas y las bases amónicas y los compuestos orgánicos de fósforo mientras sus investigaciones sobre la rosanilina, que preparó por primera vez, formó la primera de una serie de investigaciones en los colorantes que acabó con la quinolina roja en 1887.
Este texto informativo, esta sacado de Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario