Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 13 de marzo de 2014

REMOLINO O TORNADO DE FUEGO

Para realizar un remolino o tornado de fuego casero, hay muchas y diferentes formas de hacerlo, nosotros lo hemos realizado con:

-           Una papelera de reja metálica para aguantar el calor del fuego.
-           Una lata para realizar el fuego de manera controlada dentro de la papelera.
-           Un disco giratorio de ordenadores, o televisión que se puede encontrar en tiendas y bazares, este sirve para que la papelera pueda girar sobre sí misma.
-           Papel empapado en alcohol para producir la llama dentro de la lata.

La idea es sujetar la papelera, si la podemos atornillar mejor, sobre el disco giratorio. Sujetar la lata en el interior de la papelera, lo más centrada posible con otro tornillo y después empapar un buen trozo de papel en alcohol que introduciremos dentro de la lata.
Prendemos fuego al papel y hacemos girar suavemente la papelera, si lo hacemos a la velocidad adecuada conseguiremos un remolino o tornado de fuego que doblara el tamaño de la papelera.


 Todos estamos acostumbrados a ver imágenes de grandes tornados que arrasan kilómetros y kilómetros de superficie dejando a su paso un gran caos, numerosos destrozos u en ocasiones hay que lamentar la perdida de vidas humanas.
Los más extremos pueden tener vientos con velocidades que pueden girar a 450 km/h o más, medir hasta 2 km de ancho y permanecer tocando el suelo a lo largo de más de 100 km de recorrido.

Un tornado es una masa de aire con alta velocidad angular (2-50 r.p.m.); su extremo inferior está en contacto con la superficie de la Tierra y el superior con una nube cumulonimbus o, excepcionalmente, con la base de una nube cúmulus. Se trata del fenómeno atmosférico ciclónico de mayor densidad energética de la Tierra, aunque de corta duración (desde segundos hasta más de una hora).

Sin embargo, hay otro fenómeno llamado remolino o tornado de fuego, que no es tan común y que es tan o más espectacular que el tornado de aire, ya que añadimos a esta furia de la naturaleza el elemento de fuego.

Un remolino de fuego, también llamado tornado de fuego, es un raro fenómeno en el cual el fuego, bajo ciertas condiciones (dependientes de la temperatura del aire y las corrientes), adquiere una vorticidad vertical y forma Un remolino o una columna de aire de orientación vertical similar a un tornado.
La mayoría de los más grandes tornados de fuego surgen a partir de incendios forestales en los cuales están presentes corrientes de aire cálido ascendentes y convergentes.1 Usualmente presentan de 10 a 50 metros de alto, unos pocos metros de ancho y duran solo unos minutos. Sin embargo, algunos pueden tener más de un kilómetro de alto, contener vientos superiores a los 160 km/h y persistir por más de 20 minutos.2 Los remolinos de fuego pueden destruir árboles de hasta 15 metros de alto.3
Un ejemplo de los efectos que puede tener un fenómenos de estas características sucedió en 1923 durante el Gran terremoto de Kantō, el cual provocó una tormenta de fuego del tamaño de una ciudad y produjo un remolino de fuego que mató a 38 000 personas en quince minutos en la región Hifukusho-Ato de Tokio.4
Otro ejemplo fueron los numerosos remolinos de fuego que surgieron a partir la caída de un rayo en un depósito de petróleo cerca de San Luis Obispo (California) el 7 de abril de 1926, los cuales produjeron sustantivos daños en estructuras alejadas del fuego y provocaron la muerte de mil seiscientas personas.5